Páginas vistas en total

martes, 28 de enero de 2014

Articulo Extraido de diario La Republica (1998) por Julio Polar.


Tasa de desempleo sigue subiendo
Miles de Argentinos  piden empleo a San Cayetano.

Buenos Aires, Argentina (AFP).- Miles de devotos cumplieron este viernes, en el barrio capitalino de Liniers, el tradiconal rito ante el SANTUARIO de San Cayetano, Patrono del pan y del Trabajo en Argentina, para agradecer promesas y pedir empleo.
La desocupación actual es de 13,2% en Argentina, según cifras oficiales. (…)
Por más de un Kilómetro se extendían las hilera de gentes de las más diversas edades, que se entremezclaban con puestos de ventas de espigas, estampitas, panes y ropas de bebés para que sean bendecidas.(…)  Las bendiciones de personas, imágenes u oficios religiosos se imparten cada 15 minutos, dentro y fuera del templo.(…) Decenas de sacerdotes recorrieron durante la noche pasada las inmediaciones, sillas plegables en mano, para asistir aquello que deseaban comulgar o confesarse antes de ingresar a la basílica.(…)
El obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Rossi señalo que “hay muchas cosas que pedirle” a San Cayetano, pero sobre todo, protección ante la “locura” de la violencia que se ha instaurado en las calles, y soluciones concretas de aquellos que tiene “ el poder o la capacidad económica de ofrecer trabajo”.
(La Republica, Sábado 11 Agosto  1998- pag.20)



1.- En Argentina existe una desocupación masiva que se acrecienta a medida que se profundiza la política neoliberal implantada por el fondo monetario internacional y aplicada salvajemente por gobiernos como el de Saúl Menem.

2.-A cada protesta del pueblo y de los trabajadores el gobierno responde con represión y detenciones masivas.

3.-El pueblo, desesperado, al no poder enfrentarse al gobierno, por temor o debilidad, termina pidiendo milagros a Dios o a santos como San Cayetano.
4.-La Iglesia, como siempre, contribuye a la desorientación, callando los nombres de los verdaderos causantes de estos problemas, y en voz de señalar a los culpables desvía las protestas hacia la queja, el lamento y el lloriqueo compasivo, conformista y resignado de una respuesta divina, celestial, imposible.

5.-La iglesia no es tonta. Sabe quiénes son los culpables y cuáles son las soluciones.No señala. No acusa. Se calla en todos los idiomas. Y se hace cómplice de los culpables al permitir que el pueblo pan y trabajo a San Cayetano y esperan un milagro del cielo, en vez de exigirle al gobierno le devuelva todo lo que le está quitando al país en nombre del neoliberalismo y su hipócrita democracia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario